Capítulo 5: Técnicas de acampe

Capítulo 5: Técnicas de acampe

Tipos de campamento

a) Campamento Fijo: El campamento fijo es aquel en el cual se permanece siempre en el mismo lugar, sin importar la cantidad de días. La idea es asentarse y permanecer estables. Un campamento fijo permite, si el lugar se presta, realizar algún tipo de construcción que mejore el confort.

b) Campamento volante: El campamento volante es aquel en el cual el grupo se va movilizando por varios lugares, en los que permanece sólo unos pocos días. Una salida de "mochilero" es el típico campamento volante. La idea del campamento volante es recorrer la mayor cantidad de lugares posibles, sin importar tener que armar y desarmar el campamento varias veces.

Ambos campamentos se diferencian también por el tipo de equipo y las actividades que se desarrollan en ellos. La elección del tipo de campamento depende de los gustos y preferencias del grupo, y del tipo de vacaciones que se quieran llevar a cabo.

Distribución del campamento

Si el lugar de acampe está decidido, lo mejor es instalarse de una vez, a fin de no andar acarreando el equipaje innecesariamente. Si no, revistas como la Guía del Acampante, la Oficina de Turismo local o algún comercio de camping podrán darnos buena información. Una vez en el lugar, lo primero es informarse sobre los lugares permitidos para instalar la carpa y las prescripciones, si las hubiera, del lugar (por ejemplo, el reglamento del camping). Un método efectivo para terminar más rápido es dividir las tareas: armar la carpa, buscar agua, recoger leña y armar el fuego, instalar los baños, etc.

El lugar para instalar la carpa debe ubicarse lejos de los baños, del sector de la basura y de los caminos más transitados. Debe ser un lugar alto, seco y protegido de los vientos predominantes, cuya dirección indican la inclinación de los pastos y las ramas de los árboles. No debe estar al sol sino a la sombra, por lo menos durante la tarde. La puerta de la carpa no debe enfrentar al viento, y debe ubicarse preferentemente más baja que la parte trasera, para evitar que si llueve ingrese el agua que corre por el terreno. No debe ubicarse frente a los lagos, debajo de tendidos eléctricos, en cañadones, lechos de arroyos secos o recodos más bajos que el agua; tampoco debajo de árboles secos o cuyas ramas puedan desgajarse, puesto que todos estos son lugares riesgosos. El sitio siempre debe estar limpio y ordenado, lo que además de estético y prolijo evita tentar a alimañas o animales salvajes. Los efectos personales no deben colgarse de ramas o dejarse desparramados durante la noche, ya que pueden humedecerse con el rocío o simplemente "perderse".

El armado de la carpa

Armar una carpa no es difícil, pero conviene practicar en casa si no se tiene el hábito de hacerlo. Hay que limpiar el piso de ramas y piedras que pueden volver nuestra noche verdaderamente insoportable. Quienes duermen de costado suelen hacer un pequeño pozo a la altura de su cadera para evitar que la dureza del piso les moleste durante la noche. Si se cuenta con algún material aislante para colocar debajo de la carpa, mejor. Puede ser un nylon, cartones o un colchón de agujas de pino. Esto aísla del frío y la humedad, y vuelve la dureza del piso más soportable.

Salvo excepciones, el armado se realiza "de abajo hacia arriba" y "de adentro hacia afuera". Posicionar primero las estacas del piso, poniendo la primera, luego la opuesta y así sucesivamente, tirando para evitar arrugas o dobleces. Las estacas deben enterrarse inclinadas hacia adentro para evitar que se salgan fácilmente. Luego levantar los parantes o varillas, fijarlos con estacas, luego el sobretecho y luego los "vientos". Como muchas modelos de carpas iglú no necesitan los "vientos" para sostenerse, hay gente que no los coloca. Pero no debe actuarse así y deben colocarse siempre, ya que muchas malas experiencias, como carpas caída o rotas, ocurren por esta mala costumbre.

La carpa debe quedar erguida naturalmente, sin pliegues ni dobleces, lo que se logra con una correcta orientación de los "vientos" y las estacas. El sobretecho debe armarse siempre, y no debe tocar la tela interior, ya que así perderá sus propiedades aislantes. Cuando llueve, es conveniente aflojar un poco los "vientos", y no tocar el techo interior de la carpa para evitar la humedad por condensación.

Si la carpa se arma en un lugar muy concurrido, conviene colgar pequeñas tiritas de tela de los "vientos" (sogas de fijación). Esto es antiestético, pero evita que la gente tropiece con ellos y los arranque o los rompa. En suelos duros o rocosos, los vientos pueden amarrarse a los árboles o a alguna roca. Para esto conviene siempre llevar algunas cuerdas de más.

Dentro de una carpa no se debe fumar, encender velas, faroles o calentadores, ya que generalmente son de materiales muy inflamables y se dañan muy fácilmente con las llamas y el calor excesivo. Una vez armada la carpa debe distribuirse el resto del campamento. El fuego nunca debe ubicarse entre la dirección del viento y las carpa, ya que chispas o brasas podrían dañarla. Si hay que armar baños, deben estar alejados de la carpa y el aprovisionamiento de agua. El lugar debe identificarse claramente, inclusive dejar alguna señal cuando se abandona el lugar para futuros acampantes.

El cuidado de la carpa

Para desarmarla proceder en forma inversa al armado. No hay que quitar todas las estacas juntas sinó a medida que es necesario. Esto ayuda a doblarla y a que no quede a merced del viento. La carpa debe guardarse limpia y seca. Si esto no es posible, debe armarse para limpiarse y ventilarse lo antes posible, para evitar hongos y que se estropeen los tejidos. Las estacas deben estar limpias y sin restos de tierra. También el piso. No hay que lavar con jabones o detergentes las carpas, porque se arruina su impermeabilización. Hay que retirar todos los restos de polvo y tierra con un escobillón o cepillo y luego frotarla suavemente con una esponja húmeda. Antes de su guardado hay que revisar los vientos, los parantes o varillas, los cierres y las costuras para ver si necesitan una reparación. La carpa debe doblarse por los pliegues que trae marcados de fábrica. Así se evitará que se deforme.

Anunciá en ACAMPANTE.com